Enlaces de Interés

 

Blog: ¿En qué invertir en tiempos de crisis?



Por: William Rincón

La economía mundial pasa por un momento de transición, después de la crisis petrolera que azotó la geopolítica en los últimos años. Aunque parezca alejado de nuestra cotidianidad, lo que ocurrió en el mundo desde 2013 todavía sigue afectando nuestro bolsillo día a día.

Las crisis, como las malas noticias, no se caracterizan por los augurios. Llegan de un día para otro. No hay otra forma de explicar lo que ocurrió entre mediados de 2012 y que aún perdura en la economía mundial. Casi que de un día para otro, los precios del petróleo cayeron dramáticamente de US$148 a rozar los US$20 y los países productores resistieron sus finanzas como nunca antes. Todavía hoy, pleno 2017, los coletazos de esa tormenta perfecta nos impactan.

Y podrá pensar, “bueno, pero una crisis geoeconómica realmente no me afecta a la hora de hacer el mercado mensual”. Infortunadamente, no es tan así. Para no ir tan lejos, Colombia ha sido uno de los países que resintió la crisis petrolera. Se calcula que el país dejó de recibir casi 8 billones de de dólares por la exportación del crudo. Las regiones dejaron de recibir miles de millones de pesos por cuenta de las regalías (que es la compensación que reciben los departamentos en los que se realizan extracciones). A su vez, las capitales tuvieron que reducir los presupuestos para sus planes de desarrollo. 

Y todo, termina en el particular: aumentó la cifra de desempleo, la inflación volvió a ser un dolor de cabeza y el poder adquisitivo de los colombianos cayó dramáticamente en estos años. En palabras un tanto más cristianas: las expectativas de empleo bajaron y los mercados cada mes contienen menos cosas o simplemente se apuestan los recursos a las compras mediante tarjetas de crédito. Al final, aquella crisis petrolera –que lucía lejana- nos cambió la forma de comprar y sobre todo de ahorrar.

En poco tiempo, los consumidores hemos tenido que aprender a convivir con el cinturón mucho más apretado, pero como toda crisis lo que ocurrió nos dejó lecciones valiosas para nuestra cotidianidad. Lo primero que se debe considerar es que las crisis, como los fenómenos naturales, usualmente sin aviso y cómo es difícil prevenir, la mejor opción es preparar los activos y reducir al mínimo los pasivos. Un tanto más cristiano: ahorrar mucho y matar tan pronto como se puede las culebras (deudas).

Cuando haya oportunidad, y recursos, no dude en ahorrar. Y claro, no meta sus activos debajo del colchón: está científicamente comprobado que las camas no multiplican los billetes. Más allá de la broma, otra lección de los tiempos de crisis es que, no debe permitir que sus fondos se queden quietos. Es necesario que considere invertir su dinero de la forma más responsable posible.

El sistema financiero colombiano ha sido uno de los pocos sectores que logró adaptarse a los tiempos de crisis y no sólo afrontarlo sino que pudo entregar cifras positivas. Por esto, usted como juicioso ahorrador debe analizar las opciones que le brinda el mercado legal para que su dinero no eche raíces debajo de su cama de madera.

El propio sistema ofrece opciones para todos los gustos, pero sobre todo para todas las escalas de riesgo. Por ejemplo, si usted es más bien conservador puede optar por los CDT, que entregan un rendimiento seguro, aunque no tan grande. Para aquellos que van un poco más allá, también está la opción de las fiducias que le brindan un acompañamiento profesional y seguridad gracias a la vigilancia de la Superfinanciera.

Así las cosas, en tiempos de crisis lo que debe tener en cuenta es la vieja fórmula: ahorrar + invertir juiciosamente + supervisar. Las opciones están y el sistema financiero tiene la experiencia y capacidad para hacer una mejor tarea que su colchón.
 *La opinión de los blogueros no representa ni la posición oficial, ni la posición editorial de Fiduprevisora S.A.

Compartir