Enlaces de Interés

 

 

Caprecom: caso de éxito para Fiduprevisora


El trabajo que realizó Fiduprevisora al frente de la liquidación de Caprecom resulta ser un ejemplo de cómo hacer un trabajo eficiente y ahorrar importantes recursos para la Nación.

Luego de la expectativa nacional en torno a cómo culminaría la liquidación de Caprecom, por las complejidades que esta involucraba, el agente especial designado por el Gobierno para esta misión, Felipe Negret, confirmó que el proceso se dio por cerrado el pasado 28 de enero.

Aunque el proceso no fue sencillo, sí contó con el trabajo de un equipo experto de Fiduprevisora que logró reducir significativamente los costos de la liquidación, gracias a un proceso juicioso y especializado para revisar las demandas de cada uno de los acreedores que se presentaron y reducir al máximo posible las deudas que dejó la entidad.

De acuerdo con lo que informó el diario Portafolio, en un principio se llegó a hablar de deudas por 4,7 billones de pesos y 6.334 acreedores en la Caja Nacional de Previsión Social de Comunicaciones, pero fueron depuradas con la revisión factura a factura (fueron 4,5 millones y medio de documentos de este tipo) hasta quedar en $747.000 millones reconocidos. En la apelación los reclamantes lograron subir a 1 billón 568.000 millones el reconocimiento.

“Esta liquidación nos hace sentir orgullosos y es la prueba principal de que llevamos lo mejor del sector público al privado y lo mejor del sector privado al público”, aseguró la presidenta de la Fiduprevisora, Sandra Gómez.

¿Qué sigue?

El Ministerio de Hacienda emitirá Títulos de Tesorería (TES) por 500 mil millones de pesos, que serán negociados por Fiduprevisora en su mesa de dinero para contar con la liquidez suficiente para comenzarle a pagar a los acreedores.

Otro paso que culminaría a más tardar la próxima semana es el envío de información de la Dian sobre los acreedores aceptados que tengan saldos pendientes por impuestos, pues estos se descontarían. De manera que la entrega efectiva se haría la última semana de febrero.

El equipo liquidador recibió de Caprecom 39 inmuebles valorados en 76.476 millones de pesos y otros bienes (entre ellos clínicas) por 166.350 millones, que se vendieron en subasta pública. 

En total por ese concepto fueron unos 242.800 millones de pesos. No obstante, 183.000 millones fueron al Fosyga, que tenía una prelación que no lo obligaba a ‘hacer fila’ con los demás acreedores. 

Tanto los bienes que faltan por vender, cuyo valor no es representativo, como lo que se recupere de los títulos judiciales (estos surgen de embargos a la entidad) por 23.000 millones de pesos pasarán a una fiducia dentro de la Fiduprevisora para ser entregados a los acreedores. 

La norma manda que se paguen primero las acreencias laborales (130 reclamaciones por $7.261 millones reconocidos). Luego irían las 1.568 IPS por 1 billón 259.000 millones. Así las cosas, las clínicas y hospitales serían las mayores beneficiadas con la liquidación, pues recibirían más de medio billón de pesos, pero también las máximas damnificadas, porque solo recuperarán el 44,4% de lo que Caprecom les adeudaba. La administración de impuestos y otros acreedores clasificados en los últimos puestos de prioridad fueron menos afortunados, porque no habrá ni un peso para ellos.

*Con información de Portafolio.

Compartir