Enlaces de Interés



¿Cómo funcionan los fondos de inversión colectiva en Colombia?

Los Fondos de Inversión Colectiva (FIC), son mecanismos de ahorro e inversión administrados, entre otras, por las Sociedades Fiduciarias, entidades que son vigiladas por la Superintendencia Financiera.

Un FIC invierte los aportes de múltiples inversionistas en diferentes activos que pueden ser títulos del mercado de valores (por ejemplo: acciones, bonos CDTs, TES, etc.) o activos no financieros (p.e.: inmuebles, commodities, etc), dependiendo de lo que se establezca en el reglamento del fondo, el cual, es previamente autorizado por la Superintendencia Financiera y donde se define, entre otras, la política de inversión y el perfil de riesgo de cada FIC.

El interesado (persona natural o jurídica) debe acercarse a una de las entidades autorizadas para administrar FIC, consultar sobre las alternativas disponibles e informarse sobre las características de cada fondo, tales como: tipos de activos y mercados en los que invierte el FIC, permanencia mínima, estrategia de inversión, riesgo, entre otras.

Las administradoras de FIC pueden distribuir sus productos a través de su fuerza de ventas propia, redes bancarias o a través de la figura del distribuidor especializado, según se establece en el Decreto 1242 de 2013. Si el fondo invierte en activos alternativos como inmuebles, commodities, derivados de especulación y otros activos definidos por las normas de la Superintendencia Financiera, los administradores deben ofrecer lo que la norma define como “asesoría especial”.

Una vez consultadas las características y riesgos del FIC, se procede con la selección del fondo que más se ajuste a las necesidades del inversionista: riesgo, disponibilidad de los recursos, permanencia mínima, aporte mínimo, etc.

Posteriormente, la Fiduciaria que administra el FIC procede a realizar el proceso de vinculación del inversionista aplicando los mecanismos establecidos en el Sistema de Administración de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (SARLAFT).

Una vez superada esta fase, se le asigna una cuenta de inversión al cliente, a través de la cual podrá realizar aportes, retiros totales o parciales y llevar el control de la inversión, según el reglamento de cada fondo.

Diariamente la Fiduciaria valora los activos del FIC y los resultados que tenga serán distribuidos entre todos los inversionistas de acuerdo con su participación. El cliente puede retirar sus recursos en el momento en el que lo solicite, tratándose de FIC abiertos, en el caso de los cerrados deberá permanecer el tiempo estipulado o pagar una multa por su retiro anticipado.

*Con información de Asofiduciarias.

Compartir